martes, 1 de julio de 2008

Educación

Aprendizajes exigidos por el "desarrollo", títulos y grados necesarios para demostrar que uno sabe lo que se supone que debe saber para tener el trabajo que necesita tener... ¿Sí? ¿Es eso educación? ¿Y los modelos? ¿El trabajarse a sí mismo en función de un ideal, de Ideas que uno desea encarnar? ¿El ejemplo? ¿Las tradiciones a las que adhiero? ¿Está eso en la escuela? ¿Educa la escuela? ¿Educa la sociedad? ¿Educa la vida?

2 comentarios:

  1. Gonzalo,
    Toda una paradoja la que nos regala, realmente un tema que persiste en mi cabeza desde años.

    Soy profesional, he terminado una carrera quiero decir, y, en realidad, ni sé ni me importa demasiado saber cuanto sé: sí que la considero una estación más de un largo viaje que me tiene como protagonista; pero también una cajita que me quiere englobar, clasificar, denominar, un color que me quiere colorear.

    Cómo hacer para seguir viaje con libertad si todo nos va indicando que, justamente, no hacen falta los colores es algo que continúo en la más maravillosa de las búsquedas.

    Le mando un gran abrazo, lo que nos cuenta, "nos" cuenta.
    leandro

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Leandro. He pasado y paso por lo mismo que tú. Cuando tenía poco más de 20 años y estudiaba filosofía, mi maestro me dijo "sé todo lo que quieras ser"... y en eso empecé. Terminé filosofía y no me presenté al examen de grado; convalidé pedagogía, y tampoco me presenté al examen de grado: no quería tener un rótulo de ningún título. A pesar de eso, he caminado bien por los senderos de la vida profesional: profesor titular e invitado en universidades, consultor de organismos, instituciones y ministerios; he escrito, he viajado. Repito lo de la folclorista chilena Violeta Parra: "Gracias a la vida que me ha dado tanto..." Creo que en una sociedad tan volcada a lo formal, a lo institucional, a las estructuras de todo tipo a través de las que deseamos controlar todo, hacen falta testimonios de libertad. Pertenezco a un grupo de corredores de distancias largas que tenemos un lema: "no competir", encontrarnos con la libertad de correr solo porque nos gusta correr... Saludos, amigo.

    ResponderEliminar