martes, 22 de diciembre de 2009

Navidad

Hacemos silencio junto a un niño que nace. Nos volcamos hacia nuestra interioridad en la que todo tiene su origen. Desde ella definimos los dominios de acción en que vivimos. No necesitamos nada que no esté ya allí.

2 comentarios:

  1. Un gran abrazo para ti y tu familia. Marlu.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amiga. Muchas felicidades por esos lados. Gonzalo.

    ResponderEliminar