miércoles, 12 de octubre de 2011

La ética protestante y el espíritu del capitalismo

La conversación anterior me recuerda el libro de Max Weber "La ética protestante y el espíritu del capitalismo" y el dicho de un amigo profesor en Würtzburg: los alemanes del norte son protestantes, beben Coca Cola y viven trabajando y pidiendo perdón por sus pecados; los del sur son católicos, beben vino y viven en las plazas celebrando al Dios que salva. Weber dice que es ese espíritu de trabajo como redención que ha dado origen al capitalismo. Recuerdo una campaña en bien de los países en desarrollo que realizaban las parroquias de Hamburgo, llenando las calles con lienzos que rezaban "Die Kirche macht Sinn": la iglesia peca; es la doctrina de la justificación, basada especialmente en las cartas de Pablo a los gálatas y a los romanos. A mi parecer la cosa no va por ahí: no somos nosotros los que importamos, sino que el Dios en el cual vivimos, nos movemos y existimos. Allí, ser útil o inútil no hace diferencia.

1 comentario:

  1. Leí dicho libro en primero de carrera. Me impactó. Recuerdo que el pasillo que conducía al aula le bautizamos con el nombre de "avenida del irreductible Weber".

    ResponderEliminar