lunes, 5 de diciembre de 2011

Tomás de Aquino: consejos para adquirir ciencia

Sexdecim monita Sancti Thomae Aquinatis pro acquirendo scientiae thesauro
Quia quaesivisti a me, in Christo mihi carissime Joannes, qualiter te studere oporteat in thesauro scientiae acquirendo, tale a me tibi hoc traditur consilium.
1. Ut per rivulos, non statim, in mare eligas introire: quia per faciliora ad difficiliora opportet devenire. Haec est ergo monitio mea et instructio tua.
2. Tardiloquum te esse iubeo et tarde al loqutorium accedentem
3. Conscientiae puritatem amplectare.
4. Orationi vaccare non desinas
5. Cellam frequenter diligas, si vis in cellam vinariam introduci
6. Omnibus te amabilem exhibe
7. Nihil quaere poenitus de factis aliorum
8. Nemini te multum familiarem ostendas: quia nimia familiaritas parit contemptum, et substractionis a studio materiam subministrat
9. De verbis el factis saecularium nullatenus te intromittas
10. Discursus super omnia fugias
11. Sanctorum et bonorum imitari vestigia non omittas
12. Non respícias a quo audias, sed quidquid boni dicatur, memoria recommenda
13. Ea quae legis et audis, fac ut intelligas
14. De dubiis te certifica
15. Et quidquid poteris, in armariolo mentis reponere satage, sicut cupiens vas implere
16. Altiora te ne quaesieris

Dieciséis consejos de Santo Tomás de Aquino para adquirir el tesoro de la ciencia
Porque me preguntaste, querido Juan, cómo te conviene estudiar para adquirir el tesoro de la ciencia, te doy este consejo.
1. Debes entrar en el mar por ríos chicos, no de repente: conviene ir de lo más fácil a lo más difícil. Esta es mi advertencia y tu instrucción.
2. Quiero que no seas hablador y que te apartes de lugares de habladurías.
3. Conserva la pureza de tu conciencia.
4. No dejes de lado la práctica de la meditación.
5. Recógete en tu lugar apartado.
6. Muéstrate amable a todos.
7. No te pongas a averiguar las cosas de otros.
8. No te muestres excesivamente familiar con nadie: la familiaridad lleva al menosprecio y da materia para abandonar tu ocupación.
9. No te inmiscuyas para nada en dichos o hechos mundanos.
10. Huye sobre todo de las gestiones inútiles.
11. No dejes de imitar las huellas de la gente de bien.
12. No mires a quien escuchas, sino que guarda en tu memoria todo lo que se diga de bueno.
13. Haz que entiendas lo que leas y oigas.
14. Certifícate de tus dudas.
15. Y esfuérzate por ordenar todo lo que puedas en el armario de tu mente, como deseando llenar tu vaso.
16. No busques lo que te sobrepasa

En: Sertillanges, A. D. Sancti Thomae Aquinatis orationes. Paris, DDB, 1940

1 comentario:

  1. Me perdí esto, Gonzalo. Está claro que lo anoto ahora mismo.

    Parece, también, un manual de vuelo para la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar