jueves, 6 de julio de 2006

Romper la barrera

... y cuando hayas llegado al límite de tu mundo, el mejor de los mundos, siempre hay un más allá, un Mundo Nuevo. Sólo tienes que romper la barrera, y esa barrera la rompe tu voluntad.

2 comentarios:

  1. Querido maestro Gonzalo,
    Y al principio qué dura se siente esa barrera!! Suele asustar. ¿No te sucedió algo así en tu principio?
    Por fortuna si no nos echamos atrás del miedo empieza a funcionar la herramienta de la voluntad, se va superando esa barrera poco a poco y según se progresa cuesta menos. Lo más difícil de todo es darse cuenta de que disponemos de esa herramienta y usarla correctamente.

    Ps- no me fui, sigo leyendo :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, querida amiga. Lo que dices es así, y he experimentado que en el camino del conocimiento hay cuatro enemigos: el primero es ciertamente el miedo, un miedo atroz a lo que pueda venir; si te quedas firme en tu sitio vences el miedo, pero poco a poco se te va presentando el segundo enemigo: la claridad, creer que sabes (es la tentación del gurú). Si te mantienes firme en tu sitio, ese enemigo es también vencido. Pero poco a poco se te va presentando el tercer enemigo: el poder; ya no tienes miedo, ya sabes que no sabes; pero empiezas a darte cuenta de que hay algo en ti que te hace tener influencia soibre la gente, tener poder sobre los demás. Terrible enemigo que puede transformarte en tirano. Si logras vencerlo, quedándote firme en tu sitio, ya estás en tí misma... pero poco a poco, con los años, se te presenta el cuarto enemigo, el enemigo invencible: la vejez. Ya han pasado los años, y sientes deseos de sentarte a la orilla del camino, de renunciar a caminar. Hay que luchar a cada momento contra ese enemigo que no te abandonará sino que esos momentos de fuerza en que logres derrotarlo... hasta la próxima vez. Un abrazo. Gonzalo.

    ResponderEliminar