sábado, 26 de agosto de 2006

Felicidad

“Veinticinco años antes de empezar a escribir estas líneas hice un descubrimiento que me tomó todo este tiempo darme cuenta de que lo había hecho. Llamarlo ‘descubrimiento’ no es talvez lo más exacto, ya que la gente se ha dado cuenta de esto desde al amanecer de los tiempos…
“Lo que ‘descubrí’ es que la felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o de la casualidad. No es algo que la plata pueda comprar o conseguirlo el poder. No depende de sucesos externos, sino que, más bien, de cómo los interpretamos. La felicidad, de hecho, es una condición que debe ser preparada, cultivada, y defendida individualmente por cada persona. La gente que aprende a controlar su experiencia interna estará en condiciones de determinar su calidad de vida, lo que significa que cada uno de nosotros puede llegar a ser feliz…
“¿Podemos alcanzar ese objetivo que se nos escapa y que no tiene un camino directo? Mis estudios del último cuarto de siglo me han convencido de que hay un camino. Es una vía que da vueltas a partir del logro del control de nuestros contenidos de conciencia.
“Nuestras percepciones sobre nuestras vidas son el resultado de muchas fuerzas que moldean nuestras experiencias, cada una de las cuales tiene su impacto en si nos sentimos bien o mal. Muchas de estas fuerzas caen fuera de nuestro control…Pero todos hemos experimentado ocasiones en las que, en vez de sentirnos manejados por fuerzas anónimas, nos sentimos con control sobre nuestras acciones, dueños de nuestro destino. En las raras ocasiones en que esto sucede, experimentamos un sentimiento de alegría, una íntima experiencia de felicidad…
“Esto es lo que llamo experiencia óptima… Contra lo que solemos creer, momentos como esos, los mejores de nuestras vidas, no son momentos pasivos, receptivos, relajados… Los mejores momentos suelen ocurrir cuando el cuerpo o la mente de una persona son exigidos hasta sus límites por un esfuerzo voluntario para cumplir algo difícil y valioso. La experiencia de lo óptimo es algo que nosotros hacemos suceder…”
(En: Mihaly Csikszentmihalyi. Flow. The psychology of optimal experience. New York, Harper and Row, 1990, pp. 2-3. Selección y traducción mías)

6 comentarios:

  1. Gracias, muy bello e iliminador post, nos invita a ser actores de nuestra vida

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que así sea, amigo Raúl. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Dios mío que cita que ha puesto Usted. La voy a poner en la cabecera de mi cama.
    Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias nuevamente. Y pensar que tratamos de ser felices por el lafo equivocado... Gonzalo.

    ResponderEliminar
  5. Hace más de un año y aún recuerdo esta cita...me vendrá muy bien para lo que me espera.

    Saludos.

    ResponderEliminar