martes, 23 de septiembre de 2008

Correr 2

Me han preguntado qué se entiende por "distancias largas despacio", y he respondido que contestaré en este postal para beneficio de todos. Nada hay en esto que sea definitivo ni fijo, sino que depende de cada cual. Sin embargo se pueden adelantar ciertos criterios:
1. Distancia larga. Para empezar, 5 kms. puede estar bien. Luego sube al doble y desde los 10 km. para arriba, sin tope.
2. Despacio. La idea es que el trabajo sea aeróbico, esto es, sin que quedes en demanda de oxígeno, asesando. Un buen criterio es poder mantener una conversación con otro mientras corres. La respuesta más exacta es correr a una velocidad en que tu ritmo cardíaco suba al 70% de tu máximo; el máximo de cada cual es 200 pulsaciones menos la edad. Para saber cuándo estás en esa medida, deténte y aplica tus dedos índice y medio sobre la carótida, en el cuello, durante 6 segundos y miltiplica ese valor por 10. Pero con el tiempo te acostumbrarás y no será necesario hacer eso.
3. Para que el beneficio fisiológico sea acumulativo, este trabajo debe ser hecho - por lo menos - durante 40 minutos tres veces por semana. De lo contrario es como empezar de nuevo cada vez.
4. Bibliografía:
Básicos:
Kenneth Cooper. Aerobics. New York, Bantam Books, 1968.
James Fixx. The complete book of running. New York, Random House, 1977
George Sheehand. Dr. Sheehand on running. Mountain View, World Publications, 1975
Útiles:
Consummers Guide. The running book. Edition September 1988, vol. 199
James Fixx. The second book of running. New York, Random House, 1978
The runners world magazine. The complete marathoner. Mountain View, Anderson World, 1981.

Que disfruten.

4 comentarios:

  1. Yo ahora tengo un problema de motivación para correr. espero que se pase. Me vino bien leerte.


    --
    Saludos, Goathe.

    ResponderEliminar
  2. De muchacho sentí dolores artríticos en las manos y me puse a subir cerros. Después, por los 60, vinieron los gurús del correr: Cooper, Sheehan, Fixx. Los seguí. No hay mal que por bien no venga. G.

    ResponderEliminar
  3. Antes de nacer mi primer hijo, cuando aún tenía tiempo, solía salir a correr. Fue casi sin darme cuenta que empecé a correr largas distancias. Por suerte, vivía en un pueblo holandés, con lo que a poco que trotaba un poco, ya me topaba con un paisaje boscoso, fresco, cómodo. No he tenido nunca la sensación de haber sufrido pero lo cierto es que ahora lo pienso y... estaba hecha una maratoniana!!!
    Después de leer tu post, me ha entrado una nostalgia tremenda. Pero no me digas que todo es ponerse: sola y con dos niños pequeños... hace falta algo más que querer!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Isabel: Te imagino corriendo entre molinos, canales y tulipanes... lo he hecho más de una vez. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar