domingo, 7 de diciembre de 2008

Lucha

Si estás obligado a luchar, si no te queda otro camino, mantente en estado gaseoso: que tu enemigo no sepa nada de ti, que no tenga dónde golpear. Tu importancia personal es tu debilidad, el origen de toda herida y derrota: elimínala, borra tu historia, rompe tus rutinas. Y así mantendrás tu luz encendida.

9 comentarios:

  1. Estoy obligado a trabajar en un ambiente enrarecido por lo tanto lo asumo casi como una lucha. Y es curioso nadie de ese entorno conoce casi nada de mí entre otras cosas la existencia de mis bitácoras.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué rapidez, amigo: parece que coincidimos! Parece que eso de trabajar en ambientes enrarecidos es frecuente. Mi experiencia también ha sido ésa: una enorme distancia entre los lugares de otros y los míos. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Realmente, la importancia personal, es lo alimenta al hombre de todos los tiempos y de todas las épocas.No saben lo bien que se puede vivir sin ella,es conseguir ser invisible,donde las cosas apenas pueden afectar a nuestra estructura. bueno mi ambiente de trabajo es fenomenal, jamás he vivido lucha en nada, la vida es sencilla.

    ResponderEliminar
  4. Creo que con un buen EGO, no necesitamos enemigos , con él ya tenemos bastante. Es importante ser invisible, es la mejor manera de vivir.

    ResponderEliminar
  5. Tus comentarios enriquecen esta entrada, amiga María. Coincido contigo y gracias. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. "mantente en estado gaseoso"... es interesante.
    Mientras que sea un estado transitorio. Lo que, en mi experiencia, te hace fuerte -tanto en las situaciones conflictivas como en las armoniosas- es sentirte apoyado y unido a los demás.
    Los demás son una red y una fuente importantisima de refuerzo personal.
    Me encanta haber descubierto tu blog.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Gracias, amiga Isabel. Cada cual dice lo que dice desde la totalidad de sí mismo. El resto es conversar. Anótate entre las seguidoras del blog... Un abrazo para ti. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  8. (Por fin puedo dejarte un comentario, por la razón que sea antes no me dejaba...)

    He usado y mucho este post tuyo... me ha llegado mucho más hondo de lo que puedas imaginar, me ha confirmado algo que curiosamente no sabía, pero que de alguna manera intuía...

    Me ha encantado... ¡¡Gracias!! :)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, amiga. Me alegra que algunas de mis palabras resuenen en ti. Lo importante es que engendren obras de bien. Un abrazo de Navidad. Gonzalo.

    ResponderEliminar