lunes, 20 de abril de 2009

La puta de Babilonia

Tengo en las manos el libro de Fernando Vallejos La Puta de Babilonia, México, Planeta, 2007. El autor nos dice que esa "impune bimilenaria" tiene cuentas con él desde su infancia, y se las saca en un apretado texto-estercolario de 317 páginas sin cortes en el que reúne toda la mierda eclesiástica que ha sabido juntar. Toma su título del que le daban los albigenses a la iglesia romana, tomándolo a su vez del capítulo 17 del Apocalipsis de Juan. Me pregunto si podemos despejarnos del mal, de las cruzadas y las matanzas de herejes, de la Inquisición y de los dogmatismos, de Auschwitz y de los 11 de Septiembre. De todos los virus mentales de la diosa Verdad. Una sugerencia: probad de escribir sin usar el verbo "ser"; veréis que los dogmatismos definitorios se reducen.

2 comentarios:

  1. Cualquiera que crea poseer la Verdad hará estragos, la Iglesia, los nacionalismos, las ideologías.

    Y por supuesto el racionalismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tu dios (si tienes o crees en uno) me libre de pensar que soy el guardián de alguna verdad absoluta. Terminaría siendo un fanático más. Y los fanáticos son el estiercol del mundo. Matan por defender sus ideas, en lugar de morir por ellas. Líbrame de los fanáticos, que yo mismo me cuidaré de los locos e ignorantes.

    ResponderEliminar