lunes, 30 de noviembre de 2009

La plenitud de la vida

Tendemos a describir la plenitud de nuestra vida como lo vivido en nuestra época de adultos jóvenes, llenos del dinamismo de la madurez unida a la capacídad profesional. Digo que la plenitud de la vida está en la plenitud de cada momento y de cada edad: niños, adolescentes, juventud madura... también la edad mayor. La plenitud de la vida en la que solemos llamar "vejez": una hermosísima plenitud que debiéramos vivir plenamente, más allá de un cuerpo que presenta limitaciones. No son tantas: el envejecimiento corporal no va más allá del 1% anual a partir de los 30. El resto lo hacen nuestras descripciones lastimeras.

3 comentarios:

  1. Estupendo tu texto Gonzalo.
    Difícil en este mundo en que vivimos donde se suele usar la frase "la juventud se lleva por dentro" Cada etapa es maravillosa y en unas te mueves más lento, en otras más rápido. Pero en todas eres el mismo ser, lleno de vida, con más ganas de crear o con menos, pero siempre pleno.

    ResponderEliminar
  2. Hasta aquí he llegado en esta noche de verano en su compañía, pasando por su vida y por sus pensamientos que son semejantes a los míos. Ya desmenuzaré más los mismos. Un gusto haber entrado en su blog. Lo abrazo cordialmente.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amiga Rosa María. Veo que eres de educación y que vives en Ramos Mejía. Yo hice la filosofía en San Miguel y la provincia de Buenos Aires es mi segunda patria. Un abrazo.

    ResponderEliminar