viernes, 22 de junio de 2007

Agnosticismo

El Corpus Hermeticum dice que la agnosía es una enfermedad (kakía) del alma y que - por el contrario - la gnosis es una fuerza (areté).

6 comentarios:

  1. Creo que literalmente significa no conocimiento, en el sentido de que como no puede demostrarse la existencia de Dios es considerado irrelevante. ¿Cuantas cosas no podemos explicar o demostrar y creemos con firmeza en ellas?

    Lo de la enfermedad no lo sabía.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Diría que siempre es mejor abrirse a la totalidad del conocimiento, en todas sus formas y niveles, que privarnos de él. Sin una apertura ilimitada a todas las formas de conocer quedamos sin trascendencia, empobrecidos. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Como me decía mi abuela: no hay que cerrar ninguna puerta.

    Tampoco olvidemos el "oportunismo" pascaliano para demostrar lo acertado que resulta creer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Quizá sea la dimensión transcendente del hombre lo que haga soportable muchas o al menos determinadas cosas de las que ocurren en este mundo y la que dé sentido a una forma de actuar verdaderamente humana.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Frase del Patriarca Atenágoras de Constantinopla: "el Dios que muchos ateos rechazan es el mismo Dios que yo también rechazo". Pienso que muchos agnósticos se declaran serlo como consecuencias de un adoctrinamiento religioso que no podemos menos de rechazar. Diría que en esas cosas debemos construir por nosotros mismos, abriéndonos a una dimensión trascendente, de otredad, que muchas veces nos resulta indecible, pero que proyecta nuestra vida más allá de ella misma.

    ResponderEliminar
  6. ha dado usted en el clavo.me refiero a que no cabe argumento racional más certero para tener fe y abrazar determinado "tipo de doctrina" transcendente (admitase lo de tipo de doctrina)que el hecho de que sea un tipo de conocimiento al que no nos podemos cerrar.Para el curioso,no cabe más que "picarlo" un poco para que tenga fe,porque tiene sed de conocimiento y la parte transcendente del ser humano es algo lo suficientemente inexplorado y atrayente como para negar toda capacidad de conocimiento sobre ello o sin más negar su existencia.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar