martes, 20 de septiembre de 2005

Carpe diem

Coge tu día, cultívalo, vívelo. Es la recomendación de Horacio (Odas I, XI).

2 comentarios:

  1. Anónimo1:18 p. m.

    Gonzalo;

    Vivir es estar y ser en el presente, asumiendo lo pasado y abriendo oportunidades. Aquí surge el método de poder prácticar el estar en el presente?

    Josefina Lira

    ResponderEliminar
  2. Excelente comentario, Josefina. Creo que Horacio estaría de acuerdo. La oda completa dice así:

    Quinti Horatii Flacci Odae I xi
    Tu ne quaesieris, scire nefas, quem mihi, quem tibi
    Finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
    Temptaris numeros. Ut melius quidquid erit pati,
    Seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam
    Quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
    Tyrrhenum: sapias, vina liques, et spatio brevi
    Spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit invida
    Aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.

    En resumen: no te pre-ocupes (ocuparte antes de que las cosas sucedan); no quieras saber lo que los dioses han preparado para ti; no hagas consultas sobre el porvenir; si tendrás que vivir muchos inviernos... mientras hablamos, el tiempo se nos va. Aprovecha tu día (usa el verbo "carpo" que significa "coger una fruta"), vive en el presente, que es lo que tienes.
    ¿Hemos vivido alguna vez en el futuro? ¿O en el pasado? Nadie, juamás; solo en el presente, presente, presente... eso es la eternidad: siempre el presente.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar