domingo, 5 de noviembre de 2006

El tiempo

“El tiempo que va pasando,
como la vida no vuelve más.
El tiempo me va matando
y tu cariño se va, se va…”

…cantan los Chalchaleros y nuestras descripciones están llenas de ese sentido a la vez triste y fatal, irreparable, de un tiempo que es un algo que se nos escurre y nos condena al deterioro y la pérdida. Sin embargo basta examinar de cerca nuestra propia experiencia de la temporalidad para que aparezcan descripciones como las siguientes:
  • Vivimos siempre en el presente, en un presente que no es el instante sino que un presente que discurre, que es a la vez diferente y el mismo, el río de Heráclito y el ser de Parménides. El tiempo es el presente.

  • Este tiempo siempre en presente es la eternidad. Es lo de Wittgenstein: “si se entiende por eternidad, no la duración infinita, sino la intemporalidad, entonces tiene vida eterna quien vive en el presente” (Tractatus logico-philosophicus 6, 4311)

  • El tiempo es el ser. El espacio-tiempo no es un mero continente, sino que los seres y sucesos que contiene determinan su curvatura y su métrica (Stephen Hawking A brief history of time, 2)

  • El tiempo es materia y energía, las que se equivalen de acuerdo con  la fórmula de Einstein

  • El tiempo es necesidad: lo que es, es siempre, cuando es (Aristóteles, De interpretatione, 9, 19 y ss.): el tiempo es el kairós del mundo

  • El tiempo es acto, lo que funda una ética del porvenir: no nos mueve el porvenir, sino que el deseo presente de porvenir.
Les recomiendo: André Comte-Sponville Être-temps. PUF, 2001. Hay traducción castellana por Editorial Andrés Bello como ¿Qué es el tiempo?, Santiago, 2002

6 comentarios:

  1. Gracias por su recomendación, amigo. Mañana mismo intentaré buscar ese libro por internet o pasarme por Madrid a por él.
    Siempre me quejo de la falta de tiempo que tengo para todo y tal vez, la esencia de ese problema sea que no conozco bien qué es el tiempo y como me condiciona.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Gonzalo,
    llego a su página gracias a Goathemala(mi hermano). Yo no sé bien qué ese tiempo. Ccreo que fue san Agustín quien decía que no sabía decir qué era el tiempo, pero que sin lugar a dudas estaba dentro de él. El tiempo existe,porque existimos nosotros. Y ese es un refugio para la gracia y la desgracia (desesperación). Llevamos el tiempo cosido al alma, a nuestras manos y, qué maravilla, qué alarde vital de esperanza,saber que el tiempo, pese a todo, ha de pertenecer al porvenir: desde nuestro hueco más primigenio' se nos insta a ser, a seguir, a luchar, a vivir. Y eso, estimado Gonzalo, es lo que he sentido leyendo su blog. Así que muchas, muchas gracias. Brindo por su maravilloso tiempo.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo es paréntesis entre el nacer y el morir.
    Una medida hecha por el hombre, para que el hombre sea consciente de su desgaste, el desgaste de otros paréntesis y la muerte cierta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Buen comentario, Susy. Todo lo que llamamos "realidad" es descripción.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar
  5. ¿No era Kant (corríjame si yerro)quien incluía el tiempo como una de las categorías a priori en su teoría del conocimiento?.
    El tiempo es eso que se nos escapa y del que nos percatamos cuando lo perdemos,como todo en esta vida,quizá(tomando otra perspectiva de lo que dice Susy)el tiempo es vida o viceversa.
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente. Entre los "modernos" Kant nos hizo avanzar mucho en lo de la virtualidad de lo real.

    ResponderEliminar