martes, 28 de noviembre de 2006

Trabajo manual

Complemento del postal anterior: el trabajo manual es el gran forjador de la veracidad. Con las palabras puedes engañar; con la materia no: te impone su ruda veracidad. Si deseas ensamblar dos tablas, o usas perfectamente bien tu herramienta de corte o el ensamble no resulta. Con la materia la maestría no es agregado: es requisito previo.

2 comentarios:

  1. Muy buena observación que por obvia en muchas ocasiones se pierde,como casi todos los principios básicos.La realidad como la materia es terca
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Max. He querido subrayar dos cosas: el valor educativo del trabajo manual en los programas de enseñanza; y la conveniencia de incorporarlo a lo largo de nuestra vida como una actividad frecuente. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar