domingo, 3 de diciembre de 2006

Adviento: leer las señales

El Mundo Nuevo se nos anuncia en señales que hemos de saber leer. Abundan en ambos vectores de la ampliación de nuestra conciencia: su complejización y su interiorización crecientes. Un recuerdo, un impulso, una luz, una coincidencia, una sincronicidad… posibles muestras de lo que viene.

7 comentarios:

  1. Anónimo4:16 p. m.

    Que poquito puedo aportar...
    Pero aún así me atrevo a decirte mi percepción.

    ¿Donde buscaría yo, señales de adviento?
    -Si veo que en una sociedad, la preocupación por la restitución de la jerarquía de valores, el cuidado de la educación de los menores y el respeto y cariño hacia los mayores, crece; entonces, veo con esperanza la llegada de un mundo nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Es muy díficil adivinar las señales de las cosas que están por venir,como averiguar el momento en el que estamos,es como adivinar cuando un contemporáneo nuestro es buen o mal escritor....o...creo que es preciso separarse un poco para ver lo que hay y lo que viene
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como dice un amigo mio, tiempos negros llenos de esperanza. Creo que vivimos un momento en el que se encardinan lo bueno y lo malo, la generosidad y la rapiña, la compasión y la dureza de corazón, con la misma intensidad, con la misma fuerza.
    Lo que yo percibo es un momento de cambio muy grande, pero va a estar lleno de convulsiones y sufrimiento. Es lo que siento y lo que intuyo.
    Pero sigo viendo la luz.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que estamos asistiendo a un cambio importante en las dos dimensiones que Teilhard de Chardin indica como propias de la expansión de la conciencia, del espiral de la noosfera:
    - En el sentido del vector centrífugo, un claro aumento de la complejidad de nuestras percepciones, en parte por una globalización que nos pone todo al alcance. Ya no podemos pensar solamente en nuestro pedacito de tierra o de problemas: estamos en todo.
    - En el sentido del vector centrípeto, una intensificación de lo nuestro, un dejar de lado los referentes normativos para tener solamente nuestro propio espíritu y nuestra poropia verdad como criterios de decisión y de acción.
    Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Goathemala: Por un mal movimiento tu comentario ha aparecido como rechazado por la moderación, y no he sabido cómo rehacer la situación. Lo lamento. Gracias por tus oraciones en Silos. Coméntale a tu señora y a su madre que en Santiago tenemos en estos momentos una feria artesanal latinoamericana y que la muestra de Guatemala es la que más ha llamado la atención. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:29 p. m.

    Gracias, con que lo leyera basta. Nuestro email privado, por si alguna vez le interesa saber más es goathemala@gmail.com

    La artesanía guatemalteca es extraordinaria.

    Saludos.

    ResponderEliminar