miércoles, 6 de diciembre de 2006

Campo cultural

Suele hablarse de “capital cultural” para referirse a los componentes sociales de nuestra formación. Me parece un término poco explicativo, por ser estático: supone que la cultura es algo que se acumula, guarda. En su reemplazo he propuesto la expresión campo cultural, entendiendo “campo” como lo hacen la física o la biología: “campo electromagnético”, “campo morfogenético”. Así, defino campo cultural como la malla de relaciones que concurren en la ontogenia de las personas y que – por consiguiente – determinan el horizonte de eventos que una persona es capaz de distinguir. El campo cultural no se modifica por formación. Ejemplo: pese a sus estudios, Heidegger se mantuvo dentro de los límites de su campo cultural de campesino alemán, centrado en lo del Heimat, incapaz de hacerse un juicio sobre el nazismo al que adhirió espontáneamente. Los campos culturales no se modifican por formación, sino que por resonancia, esto es, por situaciones en las que la conciencia no queda confinada a pozos potenciales de experiencias, sino que divaga libremente, abierta a lo que viene, manteniendo una longitud de onda semejante a la del medio con el que interactúa. Los viajes son oportunidades muy particulares para que esta resonancia se produzca. Lo sabemos desde Homero: “pollón d’anthropón íden ástea kaí nóon égno” es la alabanza que el poeta hace de Odiseo: “vio las ciudades y conoció las mentes de muchos hombres”.

12 comentarios:

  1. Anónimo8:56 a. m.

    Sin más. Su erudición es para mi un regalo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Digo que conocimiento y vida se equivalen: que vivimos conforme conocemos. Así, mi profesión de filósofo me ha llevado a tratar de elaborar descripciones que nos permitan manejar las realidades que se nos van apareciendo. Lo cultural es importante ya que nos condiciona. La descripción de lo cultural como "campo" nos ayuda a entender las distintas reacciones ante situaciones semejantes, o las servidumbres que manifestamos ante lo que sucede. Descubrir que ese "campo cultural" puede ser manejado mediante una expansión de la conciencia y del decir, nos entrega una importante herramienta para regir nuestra conducta. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Leer estas palabras y escribir en mi blog, es algo inmediato. Gracias por dejarnos aprender.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. ¿Está Ud. al tanto del trabajo de Bordieu?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:40 p. m.

    eso ya lo dijo bourdieu!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:41 p. m.

    me sorprende que trabajando en educación no lo cite!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:40 p. m.

    ESTA INFORM@CION ES MUY UTIL

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:40 p. m.

    PARA ESTUDI

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:55 a. m.

    gracias por la info

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo podría entonces reconocerse las relaciones existentes entre el campo cultural y el campo del saber que convergen en la escuela?

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo podría entonces reconocerse las relaciones existentes entre el campo cultural y el campo del saber que convergen en la escuela?

    ResponderEliminar