lunes, 22 de enero de 2007

Demonio

Desde antiguo lo demoníaco consiste en tratar de hacer del Árbol de la Vida un árbol del conocimiento del bien y del mal.

7 comentarios:

  1. Disculpe pero esta vez no creo entenderle bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser exageración mía, pero siempre he encontrado algo demoníaco en la separación, una obra del diablo, del diabolus, del diá-ballo: del que distingue, analiza, separa. La vida es una unidad de sí y no, de polos positivo y negativo, de blanco y negro: de yin y de yang dice el Tao. La tentación de "ser como dioses" al poder distinguir entre el bien y el mal nos persigue desde la serpiente del paraíso. ¿Quién nos dice donde está la separación entre el bien y el mal? ¿El catecismo? ¿Bush? ¿Un tribunal iraquí? ¿La Inquisición? No digo que estemos más allá del bien y del mal: hacemos ambos. Podemos distinguir calidades y cualidades en nuestras acciones mediante nuestro criterio ilustrado, pero no creo que podamos llegar a un "conocimiento del bien y del mal" al pie del árbol del Génesis. En definitiva, amigo, recuerda lo que tú mismo has dicho: que éstos son "divertimentos de una mente ociosa"... pero hay algo que me ronda desde hace mucho tiempo: el mal es algo más que el mal. Cuando vemos el estado de barbarie en que nos encontramos, el holocausto, las guerras, los nuevos holocaustos, la aplanadora del Imperio... termino pensando que en toda separación, división en categorías de bien y de mal, hay algo de demoníaco, y me doy vuelta hacia el Arbol de la Vida. Gracias por ayudarme a decir más. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. magnifica disertación...si se me permite me gustaría introducir en ese mismo sentido de que el mal es algo más que el mal,lo que sobre el particular expresa niesztche en el sentido de superar desde una ética meramente humana esa dicotomía...efectivamente por ejemplo en las retóricas actuales(pienso que hay más de una)se trata de confrontar entre buenos y malos...siendo,normalmente el malo el otro-alter...piense en la mentalidad del imperio:ellos son los buenos,los otros los malos...porque nosotros los buenos estamos tocados de una especie de orden divino...
    Siento el ladrillo pero es que me encanta el tema
    gracias por esa "ociosidad" que nos ilustra

    ResponderEliminar
  4. Caramba Gonzalo, tremendo, me encantó su respuesta tan aclaratoria y firme.
    Otra vez expresa con palabras algo que alguna vez pasó por mi mente sin dejar huella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Amigos: En un postal anterior, de Julio del 2006, llamado "El árbol de la vida... del conocer el bien y el mal" he colocado una parábola basada en la otra parábola, la del Génesis. Puede que les interese. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. He vuelto. Con el tema del tabaco estaba rara.
    He leído con interés este escrito y los comentarios. Hoy he puesto un video en mi blog. Somos lo bueno y lo malo. Somos el mal y el bien. Somos la belleza y la crueldad.
    La razón no puede separar lo que es uno, sólo el amor, cuando crece, va invadiendo el espacio del mal, y de este modo, cuando todo acabe, seremos UNO, lo que hemos sido siempre, y por eso volvemos una y otra vez al origen primordial.
    Saludos cordiales, gracias por seguir en el camino junto a nosotros. A veces nos perdemos.

    ResponderEliminar
  7. Bien venida de regreso, María Luján. Un gran saludo. Gonzalo.

    ResponderEliminar