miércoles, 24 de enero de 2007

El tiempo y los tiempos

Tuve un alumno, excelente amigo, que brilló en sus estudios, fue ayudante de cátedra, creó y administró empresas, se casó dos veces, ganó regatas y se mató en un accidente del avión que él piloteaba... todo esto, en el mismo espacio de tiempo en que yo escribía unas cuantas cosas: las que ustedes leen ahora. Don Juan enseña que al nacer cada cual recibe una cantidad de energía de vida: te la gastas rápido o lento, mueres antes o después.

8 comentarios:

  1. Muy acertado, hay muchos que vivieron de esta forma algunos tan célebres como Mozart, Jesús, Alejandro Magno.

    ¿Como estaremos gastando nuestra energía?


    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En lo personal, distingo claramente dos etapas: una de crecimiento y formación, que duró 25 años, seguida de otra de trabajo por 50. Cuando ésta terminó, a fines de diciembre del 2005, me pregunté qué vendría ahora, y me demoré en darme cuenta de que estaba empezando nuevamente mi ciclo de formación; reformación, talvez, reformulación. ¿En función de qué? No tengo otra respuesta que en un asomo hacia un futuro que está aquí, iniciándose en mis presentes de cada instante. Por eso hablo de "pensamiento futuro".

    ResponderEliminar
  3. Lo maravilloso de lo que comenta es, o al menos así me lo parece, es darse cuenta de los momentos.Parar un poco el ritmo para pensarse y saberse uno.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si lees y relees con profundidad, don Juan dice: Ni se nace ni se muere, desecha esa teoría impuesta, rompe el cascarón y ¡VE!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, amigo iamato. Se ve que tenemos un maestro común, y eso me alegra. Te invito a emplear la etiqueta "Don Juan" para acceder a otros postales en que lo he citado. Estamos en lo mismo... Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. Soy nuevamente yo, iamato. A lo mejor estoy rompiendo el cascarón...

    ResponderEliminar
  7. Me consuela este texto. Un amigo falleció la semana pasada y este texto le encaja de maravilla.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  8. Supe de la muerte de tu amigo por tu blog, y me dije que cuando yo muera me gustaría que alguien dijera algo parecido. G.

    ResponderEliminar